29/11/2019

El 30 N

San Andrés Apóstol… ¡Y Bendito!

Para una, que es creyente (ya se sabe, una especie en serio peligro de extinción), lo de celebrar “el día… de/contra…” me hace remitirme rápidamente al calendario santoral que es con el que me siento más familiarizada y me place, de paso sea dicho, cuando corresponde, celebrar o felicitar a alguien en el día de su Santo. 

Pues bien, en los últimos años las celebraciones con motivo de algo diferente a lo Santo y Divino están en pleno apogeo y se ha extendido a varios sectores: desde el sanitario, al de los derechos humanos pasando por el medioambiental. Y es que la celebración de los días internacionales o mundiales de algo no sólo ocupa ya portadas de noticiarios, se extiende a través de Internet o de las redes sociales, sino que además se ha hecho un hueco en los centros escolares a modo de divulgación o información, concienciación o sensibilización, reivindicación o reclamación en algunos casos, a favor o en contra de algo que se ha designado con el título de "causa". 

El 30 de noviembre  (30 N, como ahora gusta decir) es una fecha señalada en el calendario no sólo porque me recuerda -en el santoral-  que es el día de San Andrés, uno de los primeros apóstoles que siguieron a Jesucristo y que como Él pasó los momentos finales de su vida agonizando en una cruz -en forma de X-, sino porque además se celebra el Día Internacional de la lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), trastornos que de algún modo hacen Santos y Mártires a quienes sufren el dolor de su cruz -felicidades de paso también, por el coraje de soportar esa agonía insidiosa-. 

Si bien para la mayoría, es decir, los que no están directamente relacionados o implicados en el asunto de los TCA, y particularmente los titiriteros de la pantomima política (los afectados de TCA no generan excesivo “gasto sanitario” así que no importa, que sigan crucificados y agonizando si es preciso hasta sucumbir…), este día no tiene mayor trascendencia, o a lo sumo se trata de un "día… de/contra …", como otro cualquiera. Sin embargo, a mí me recuerda a quienes los sufren, y me hace orar por todas y cada una de las víctimas de esos despiadados TCA. Santos y Mártires, con nombres y apellidos, que por su TCA (una enfermedad) viven en el dolor, crucificadas hasta que pueden liberarse de los clavos que los mantienen sujetos a su enfermedad, a su particular cruz.

La celebración del 30 N me hace reflexionar sobre el hecho de que todos los restantes días del calendario -y ahora no me refiero al santoral- podrían y deberían ser San Andrés en pos de una auténtica lucha contra los TCA, si de verdad se desean combatir, como se proclama en el calendario de "día… de/contra …". 

A propósito, etimológicamente Andrés viene a ser fuerte, valiente… Pues eso, para mí los afectados por un TCA tienen algo, o mucho, que ver con este Santo con el que coinciden en su Día.

Marian Montes

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 02/12/2019