06/10/2019

Lion

Magistral Nicole Kidman

En la vida hay duelos, algunos tardan años en resolverse. Hoy, que tanto se habla de traumas psicológicos, mayores y menores, conviene recordar que, muchos años después de algún hecho traumático, el trauma nos atormenta, sigue con nosotros, a veces incluso con escasos recuerdos de lo sucedido, pero con sentimientos que nos retrotraen una y otra vez al pasado tormentoso. Ansiamos volver y volver a aquel pasado para enterrar el dolor definitivamente.

En Lion, Saroo es un niño que con tan sólo cinco años se pierde en las calles de Calcuta, a miles de kilómetros de su casa. Tras un largo y angustioso periplo, acaba siendo adoptado por una pareja australiana. En un momento dado, la madre adoptiva, Nicole Kidman, confiesa que pudo tener hijos (biológicos) pero que optó por la adopción: “ya hay muchas personas en el mundo, no hacen falta más, pero algunos necesitan mucha ayuda y cariño”.  Saroo se cría y educa en un ambiente óptimo y sobre todo rodeado del cariño de sus padres adoptivos. Cuando decide marchar a Melbourne a estudiar, pronto se rodea de otros estudiantes indios que tratan de reunirse para compartir las costumbres de su lejana India. En una de esas velada, Saroo ve, huele y prueba unos dulces indios típicos. Ese torbellino sensorial inicia el tormento de Saroo que, veinticinco años después, con la única ayuda de Google Earth, intenta encontrar a su familia biológica. 

Y la encuentra, en su aldea de la India que un día dejó para buscar trabajo con su hermano. Él se perdió, su hermano murió arrollado por un tren (algo de lo que se entera durante el reencuentro con su madre) y ahora parece haber muerto el tormento de tantos años. Final feliz cuando bien pudo haber sido trágico.

Buscamos en nuestras raíces, en nuestra biografía, por todo cuanto nos causó dolor y nos atormenta luego. Pero llega un día en que hemos de cerrar el capítulo. El libro de la vida se sigue escribiendo y debe hacerse hacia delante. Como bien dijera el crítico de cine David Rooney, una reflexión sobria, si bien profundamente emotiva, sobre la familia, las raíces y la identidad.

Magnífica

 

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 02/12/2019