03/08/2019

Para padres "expendedores"

Máquinas expendedoras más saludables

La Sociedad Española de Epidemiología advierte que la distribución masiva de los "alimentos" no saludables a través de las máquinas de "vending", así como su bajo precio y sus estrategias de marketing favorecen el desarrollo de la obesidad. Si a esto le sumamos que se encuentran ampliamente distribuidas en espacios públicos y privados, y que el "menú a la carta" de dulces que aparece en las que hay en los colegios es amplio,  estas máquinas se convierten en un factor influyente en la epidemia de obesidad que va en aumento. Bien es sabido que la obesidad es un factor de riesgo de alteraciones de diversa índole, además de generar un elevado coste económico a un sistema sanitario difícilmente sostenible en el tiempo.
Hasta ahora solo tres comunidades autónomas han prohibido la venta de "alimentos y bebidas" no saludables en centros escolares o sanitarios. Pero los cambios de leyes no llevan necesariamente a cambios en las actitudes, y me refiero concretamente a las de los
"padres expendedores" de caprichos y deseos de los hijos. Porque tener la valentía de decir NO y aguantar la pataleta posterior es algo con lo que no contaban en sus planes de paternidad, y lo fácil es surtir a los nenes de todo aquello que se les antoje… La técnica es más fácil que la de insertar la moneda y seleccionar.
De poco sirve prohibir la venta de productos nada saludables en las escuelas cuando las mochilas del alumnado portan auténticos cócteles de azúcares, grasas cis o trans, conservantes, colorantes, sal, procesados, y un largo etc. Adoptando las formas y colores de sus personajes favoritos, que además se venden más y mejor. Y lo que es más: en lugar de ser una mera colación, se trata del primer "desayuno" del día, a media mañana claro, porque al final las prisas son malas consejeras. Y es que eso de pelear con los retoños para que salgan de la cama con suficiente antelación, se tomen la tostada y el vaso de leche "de toda la vida", en un tiempo récord, ¿en familia?, en un ambiente de conversación y tranquilidad, que es como debería ser, previo a la jornada escolar que les queda por delante, ya no se estila. Y porque se nos han pegado las sábanas...  "Venga que llegamos tarde".
Claro, que así vamos. Cargando la fiambrera de aquello que tengo a mano y que no me va
a generar problemas con los nenes, que bastante voy a tener hoy con aguantar al jefe.
"Pero la verdad es que mis niños comen muy sano porque en su cole no hay máquinas expendedoras" .

Marian Montes

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 02/12/2019