31/07/2019

Padre Nuestro

Inteligencia artificial para erradicar el suicidio...

Este fue el titular con el que me topé y que al instante suscitó mi curiosidad. Cómo no iba hacerlo si durante la enfermedad no descarté esa opción, pese a mis creencias. Afortunadamente ese pensamiento perdió el pulso que se echó con el atisbo de fe que me quedaba; muchos no tuvieron tanta fortuna, o la misma fe, y el pulso lo ganó la primera fuerza mencionada. 

La cuestión es que casi acabábamos de salir de la Santa Misa (una que es creyente y practicante -vamos, una especie en extinción- y nada menos que en familia, que ya es raro). El Evangelio del día versaba sobre la oración, hacia el prójimo como es de suponer. Y enseguida estaba desmenuzando la noticia.

Al parecer estudios clínicos han empezado a experimentar con esta tecnología en los últimos años vislumbrándose con gran "esperanza" para lograr la detección precoz en patologías, incluso en salud mental. Facebook, por ejemplo, ha puesto en marcha iniciativas al respecto, y desde 2017 desarrolla una herramienta de inteligencia artificial para ayudar a usuarios que puedan estar contemplando el suicidio mientras usan la plataforma. Es lo que llaman "predicción social del suicidio": sin apenas regulación, y por ello ampliamente usada. Un estudio reciente de la universidad de Nueva York, donde el suicidio es la décima causa de muerte en los Estados Unidos y la segunda entre adolescentes, ha permitido crear un sistema basado en inteligencia artificial que es capaz de procesar el lenguaje natural de una persona, basado en que la voz puede ser un indicador de un posible impulso suicida. 

Esperemos a que el pleno desarrollo de esta tecnología, que dicen que genera “tantas dudas como expectación” (tal vez más lo primero), y la futura notificación de muchos nuevos casos para los que haya dado resultado positivo, haga de la inteligencia artificial una herramienta eficaz para erradicar el suicidio. Pero hasta entonces, me quedo con el Padre Nuestro, “plataforma” ya bien consolidada.

Marian Montes

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 02/12/2019