12/11/2016

Sexo seguro

Nadie mejor que un médico-porno para tener una amplia visión de la cosa...

Hace unos días me enteré de que el Consejo de la Juventud de Alicante había organizado (a través de “Alicante Entiende, LGTB) unas actividades para la “Semana Joven 2016”. Entre ellas, se iba a impartir una charla sobre “sexo seguro”. El “charlatán” (en una de las acepciones de la RAE es “persona que se dedica a la venta ambulante y anuncia a voces su mercancía”) encargado del tema “sexo seguro” era un tal Santiago Noguera. Según una concejala de “Ganar Alicante” (o sea, Podemos) el tal Segura impartía la charla sin remuneración alguna y es “doctor en medicina”. El médico parece ser que también es “actor porno” (no deja de ser una propaganda personal, una mercancía, o ¿vamos a anunciar una charla sobre enfermedades de la rodilla impartida por un “traumatólogo que además es cojo?). Pues dicho y hecho, qué mejor que un médico-actor porno para el “sexo seguro”. Además de no cobrar, dicen que se aseguraron de que no hubiera menores en la sala. Está claro que la charla iba de “sexo seguro” para adultos. La idea fue, dicen, contribuir a prevenir las enfermedades de transmisión sexual, como el VIH. En lo que he leído no me consta claramente si la charla fue sólo eso o, tal vez, charla-taller con algún contenido práctico “seguro”. Dicen los organizadores que nadie mejor que un médico-porno para tener una amplia visión de la cosa (más o menos como el traumatólogo cojo o el oftalmólogo con estrabismo). Han añadido que la charla fue “científica pura y dura”. Tampoco explicitan los porcentajes. No sabemos cuánto tuvo de pura ni cuánto de dura. Eso sí, dicen que el público “salió contento” porque se generó debate. La verdad es que desde que el sexo va siendo “más seguro” no han dejado de aumentar los problemas relacionados con ello. Se ve que o no es tan seguro o la confianza acaba por matar al gato. Por otro lado, cada cual puede ligar el sexo a lo que quiera, pero no cabe duda de que si una charla la imparte “doctor porno” la asociación resulta más que evidente. No será extraño que aumenten abusos, intentos de abuso, embarazos y las tan “prevenidas” enfermedades de transmisión sexual. Ligar sexo a porno es una opción que cada cuál podrá juzgar como le convenga, pero pretender transmitir y vender que eso es una charla  de educación sanitaria es tomarnos por idiotas. Y eso no, gracias. 

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 05/12/2018