10/09/2015

Imagen corporal

Cambia la mirada, presta atención a los aspectos más positivos de tu cuerpo

Mejorar la imagen corporal

Recientemente Lauren Muhlheim ha escrito un interesante artículo del que se ha hecho eco la Academia Americana de Trastornos Alimentarios (AED) sobre el que merece la pena reflexionar. En primer lugar señala que no todos los trastornos alimentarios provienen de una negativa imagen corporal e incluso, en algunos casos, no aparecen síntomas relacionados con ello. De hecho, explica, son mucho los casos en que con la recuperación de un peso normal y de unos adecuados hábitos de alimentación remiten muchos problemas relacionados con la imagen, especialmente en los pacientes más jóvenes. Sin embargo, en los más mayores, los síntomas relativos a la imagen corporal persisten incluso cuando otros aspectos del trastorno ya se han resuelto. De hecho esta persistencia es el detonante de muchas recaídas. Tras esta reflexión, Lauren explica algunos “consejos” para mejorar la imagen corporal que pasamos a comentar:

1. En primer lugar hay que cambiar el chip, debe comenzarse con un cambio en la mirada, evitando la “ingratitud” hacia tu cuerpo. Hay que focalizar la atención en los aspectos positivos del cuerpo, para lo cual un diario resulta útil: escribir “cada día” algo positivo sobre tu cuerpo (mi pelo está hoy bonito, con mis brazos puedo abrazar a mi hijo, etc.). Pesado, costoso, tal vez. Pero útil.

2. Busca información positiva en cuanto al tema, los medios, redes sociales, etc. están llenos de mensajes “negativos”, es decir, que hacen sentir lo negativo de tu cuerpo. No hay “un prototipo” de cuerpo bello, hay un rango en el que cabe la belleza, al igual que cabe la salud. Sigue modelos positivos (Body Image Booster: A Powerful Reminder, What the Dying Regret, etc.), mensajes positivos, y evita lo demás.

3. Compra ropa que te vaya bien ahora, con un peso normal. Destierra ropa-molde anterior que conservas para volver a “entrar” en ella. Y compra lo básico, lo que precises.

4. Detén el “body checking”, la actitud compulsivamente comprobacionista de tu cuerpo, de las partes de tu cuerpo. Igualmente lucha contra las conductas de evitación resultantes de lo anterior. Una y otra conducta aumentan tu ansiedad y “mantienen” tu problema lejos de resolverlo. Deja de comprobar y deja de evitar. Ambas cosas se consiguen gradualmente, pero nunca se consiguen si no se intenta.

5. Lucha activamente contra la “delgadez ideal”, sé crítico contra los mensajes que lo fomentan: llama, denuncia, escribe… Y recuerda, el objetivo no es que te guste tu cuerpo hasta el enamoramiento. Tu cuerpo ha de ser aceptado y, sobre todo, integrado en tu persona, ni más ni menos. 

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 05/12/2018