03/09/2015

¿Síndrome postvacacional?

Un año más "los expertos advierten"...

Es una lata, ciertamente, volver al trabajo o al estudio. Sobre todo cuando en el trabajo o en el estudio no se ve más allá de una maldición bíblica (ya saben, aquello del pan con el sudor de la frente, etc.). Vistas así las cosas, a nadie le agrada dejar la piscina, la playa, la montañita y los chiringutos para enfrentarse a una maldición: el REGRESO. Toda la vida se ha regresado al trabajo y a las aulas y no había síndromes "reconocidos". No hay registros de suicidios ni de tratamientos en urgencias debidos al regreso a la tarea. La gente volvía y punto, con más o menos gana. No se planteaban más que volver a la rutina cotidiana. Claro que tal vez no había tanto "adicto al ocio" como ahora. Porque, créanlo, a diferencia  de lo que se habla de "adicción al trabajo" como un problema de salud mental, no se dice lo mismo de la "adicción al ocio". Y existir, lo que se dice existir, existe. De hecho se enmascara con adicciones específicas como las relacionadas con Internet, sexo, "tablets", móviles", etc., muchas veces asociadas en un fremte común: la mera adicción a no dar un palo al agua. Eso también engancha, ya lo creo que engancha. Claro, la vuelta al trabajo es entonces una suerte de síndrome de abstinencia, con "síntomas" psicológicos y en muchos casos hasta físicos.Y de ahí surge la pléyade de "expertos", con minutos de televisión incluidos, para dar "orientaciones" sobre cómo vencer el problema. Y en caso de que eso no sea suficiente siempre queda acudir al citado "experto" para recibir "tratamiento". Tiene usted el "síndrome postvacacional" y necesita una terapia, le diran. Es más, ya en los colegios se plantean qué hacer en esos primeros días "postvacacionales" para que el regreso no suponga un trauma psicológico. Y se aconseja a las empresas que tengan consideración con los pobres empleados que, dejando atrás la chancla, se enfrentan ahora a la vorágine de trabajar. Es un verdadero problema. Pronto se pedirán "expertos" en colegios y empresas para mejor manejar el asunto. Expertos los hay de casi todo, con nombres diversos para no entrar en detalles profesionales. Tras el agosto de unos ahora les toca hacer el agosto a otros. Esperemos que no se traumaticen mucho, suerte.

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 05/12/2018