03/07/2015

No te olvides la toalla...

Con el ansia de sol y playa hay quien se olvida de la medicación, de la abuela e incluso de su cabeza

Así decía la canción de Puturrú de Fuá allá por 1987. Estamos ya en plena avalancha de playistas, senderistas, domingueros y playas de Cádiz (y otros lugares) que parecen campamentos romanos a la vista de las tiendecitas que se montan algunos. El caso es que con el ansia de sol y playa hay quien se olvida de la medicación, de la abuela e incluso de su cabeza. Por eso, de cara a los familiares de chicos y chicas con algún trastorno alimentario, hace años confeccionamos una especie de decálogo para que el verano no fuera un descalabro por éxito de ocio. Este documento decía lo siguiente:

1. No hacer variaciones en la dieta. Seguir con la que tenía. Si se produce algún cuadro de gastroenteritis seguir las recomendaciones del médico que le atienda pero volver a su dieta habitual lo antes posible.

2. Cuidado con los olvidos de la medicación, pueden dar lugar a una urgencia.

3. Si no es imprescindible, es mejor no comprar ropa en verano.

4. Mantener la misma pauta de ejercicio que tenía. Estar en la playa o piscina puede suponer, sin darse cuenta, una gran actividad. El tiempo de ocio, en verano, no debe cubrirse, exclusivamente, “haciendo ejercicio”.

5. Seguir el ritmo vigilia-sueño habitual. No hacer “grandes” cambios de horario. La vuelta a la normalidad cuesta mucho más cuando se altera mucho el horario habitual.

6. El verano invita a la exposición del cuerpo ante los demás (traje de baño, bikini, ropa de verano, etc.). Aproveche todo ello para observar el comportamiento del paciente ante esta situación.

7. Conviene que el verano no sea “ocio al 100%”. Es fundamental mantener el tiempo ocupado y tener actividades de distracción (no solo de tipo físico o deportivo). De no ser así, hay demasiado tiempo para “pensar”, con el consiguiente riesgo de agravamiento o recaída.

8. Si hay exámenes en septiembre conviene dosificar el esfuerzo y no dejar todo para el final. Si por cualquier razón lleva un tiempo sin estudiar y va a iniciar algún curso en septiembre, aproveche para ir adquiriendo hábitos de trabajo (leer, hacer ejercicios, escribir, etc.).

9. Si surge la ocasión de trabajar, no vale con “cualquier trabajo”. Si éste altera la marcha del tratamiento, tendrá más riesgos que beneficios.

10. Si hay algún problema, ante la duda consultenos vía e-mail.

 

Disfruten sin perder la cabeza.

 

 

 

 

 
© Instituto de Ciencias de la Conducta Dr. Jáuregui S.C.P.

Última actualización: 05/12/2018